9 es el número de universidades que se crearon durante los 12 años de gobierno kirchnerista, cinco en el Conurbano Bonaerense, una en Río Negro, una en Córdoba, una en Chaco y una en Tierra del Fuego.  Se logró también duplicar el presupuesto universitario con respecto a 2003, pasando de 0,53% del PBI a 1%, convirtiendo así a la Argentina en uno de los países con mayor acceso universitario de América.

Pero ¿significa esto una mejora en el sistema educativo, más inclusión y más igualdad?

A simple vista y si no se hace un análisis un poco más profundo la respuesta parecería obvia: más universidades significarían más posibilidades de ingresar a una de ellas y por lo tanto mayor cantidad de egresados y mayor cantidad de ciudadanos preparados en la Argentina, ¿verdad?

La realidad es que el análisis no es tan simple, mas universidades no necesariamente se traduce en más egresados ni tampoco en mayores posibilidades de progreso.
Para entender esto es necesario entender una simple estadística actual de la educación Argentina:

El 56% de los chicos no termina la secundaria

Según el informe de la UNESCO de 2011, el porcentaje de graduados en edad de terminar la secundaria es de solo el 44%. Es importante notar que la Argentina tiene un cantidad de alumnos que comienzan el secundario superior al resto de los países de la región, y una tasa de graduación mucho menor comparándola nuevamente con los mismos países, lo cual indicaría que el problema no está en la cantidad de escuelas secundarias.

¿Porque hablamos de escuelas secundarias si lo importante era la cantidad de universidades? La idea bajo la cual se crean más universidades es también otorgar la oportunidad a personas de clases bajas de formarse, conseguir un buen empleo y formar parte de un estrato económico e intelectual superior, es decir que la universidad sea un “motor de movilidad social ascendente“. El problema es que al no poder finalizar los estudios secundarios, la gran mayoría, no tendrán la posibilidad de realizar estudios terciarios, no logrando el objetivo de mayor inclusión.

Es aquí donde toman un papel importante los jardínes de infantes, ya que al día de hoy 638.000 chicos de entre 3 y 5 años no van a la escuela en Argentina. El Nivel Inicial tiene una función educativa muy importante, ya que está demostrado el impacto positivo en la trayectoria escolar posterior que traen las habilidades desarrolladas durante los primeros años de vida relacionadas con el lenguaje y la socialización.

No es casualidad que los lugares donde la tasa bruta de graduación del segundo ciclo es mayor sea en las zonas urbanas donde mayor cantidad de jardines hay.

Es por todo lo mencionado anteriormente que el plan de Esteban Bullrich es construir 3000 jardines de infantes a lo largo de la Argentina, para así lograr una mayor tasa de graduación del segundo ciclo y una verdadera mayor inclusión social e igualdad.

Seguinos en Redes Sociales

1 Comentario Unite a la Conversacion →


  1. Mary

    Todos los profesionales de la construcción pensamos que si no se da una base firme se nos caen los edificios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *