Durante este año 2015 la cantidad de personas halladas culpables de cometer algún delito que les llevara a la sentencia de pena de muerte para luego ser ejecutadas, ha sido el más bajo de los últimos 24 años, en los EE.UU, de acuerdo al último estudio publicado por Death Penalty Information Center (DPIC). Para este año sólo se ha ejecutado a un total de 28 personas encontradas culpables de crímenes atroces, mientras que para el año 1999 la cifra de las personas que  sufrieron la pena capital alcanzo a 98, la más alta desde 1976.

Cámara de ejecución mediante inyección letal en la prisión de Huntsville, Texas.
Cámara de ejecución mediante inyección letal en la prisión de Huntsville, Texas.

Por lo menos más de 70 condenados a muerte recibieron indulto o recibieron una conmutación de su sentencia.

El número de condenas a muerte dictadas durante este año ha descendido notablemente, hasta mediados de este mes sólo se han sentenciado a 49 reos, lo que supone un 33% menos que en el año anterior, para un total de 73 sentenciados, lo que representa la cifra más baja en los últimos 40 años. Catalogándose el año 1996 el pico más alto en declaración de sentencias capitales logrando alcanzar la cifra de 315.

Esta baja en sentencias y ejecución se debe en cierto modo al rechazo por parte de los estadounidenses a la aplicación de esta pena, la cual ya ha quedado abolida en algunos estados de Norteamérica, como el estado de Nebraska; la declaración de inconstitucionalidad de Connecticut o la decisión de Pennsylvania de imponer una moratoria en las ejecuciones. Aunque más de una treintena de los cincuenta estados la mantienen en vigor.

Estado de Nebraska donde la pena de muerte fue abolida.
Estado de Nebraska donde la pena de muerte fue abolida.

Robert Dunham, director ejecutivo del DPIC y autor del informe en un comunicado, explica que «El uso de la pena de muerte cada vez resulta más aislado en los Estados Unidos. Estos no son simplemente repuntes anuales en las estadísticas, sino que realmente reflejan un cambio amplio en las actitudes acerca de la pena de muerte en todo el país», de acuerdo a encuestas realizadas entre la población estadounidense, el 56 y el 61% de la población apoya la pena de muerte, lo que lleva a unos veinte puntos por debajo de las cifras dadas en las décadas de los 80 y 90.

Dunham comenta que en este momento hay menos de 3.000 personas en el corredor de la muerte. Contribuido al hecho de que muchos estados han aplazado las sentencias por la falta de sustancias para llevarlas a cabo. El informe también menciona que seis personas más que el año pasado han sido exoneradas del castigo capital.

Este informe también indica que el 86% de las ejecuciones llevadas a cabo este año se concentraron en tres estados: Texas (13), Missouri (6) y Georgia (5), de tendencia mucho más conservadora.

Latinos y Afroamericanos

Lo que resulta altamente llamativo de este informe es que las cifras arrojan que el 60% de las personas ejecutadas eran latinos o afroamericanos, por otro lado un aspecto muy cuestionable es que dos tercios de los 28 ejecutados eran personas que sufrían problemas mentales o tenían algún trastorno consecuencia a raíz de traumas o abusos externos.

Seguinos en Redes Sociales

0 Comentarios Unite a la Conversacion →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *