Una mujer de origen Sirio y sus siete hijos mueren  ahogados en las inmensas aguas  del Mar Egeo, muy cerca de las costas de Turquía, poco después de que la embarcación que transportaba a varios refugiados sirios comenzaran a fallarle los motores haciendo que el mismo terminara hundiéndose.

Esposa de Ali Alsaho con dos de sus pequeños hijos
Esposa de Ali Alsaho con dos de sus pequeños hijos

Ali Alsaho, esposo y padre de los pequeños se encuentra totalmente devastado tras haber perdido a toda su familia,  en este nuevo incidente que convierte las costas de Turquía en un cementerio para muchas personas que intentan  llegar a Europa.

Alsaho , con lágrimas en los ojos y una profunda desesperación cuenta que perdió a su familia cuando él y su esposa tomaron la decisión de escapar a Europa del terror imperado por el  autollamado Estado Islámico en Siria. Con la esperanza de poder ofrecerle a sus hijos un mejor futuro y una nueva vida.

Hasta ahora el Guardacostas Turco, han logrado recuperar algunos de los cuerpos de los niños, pero el de la esposa de Alsoho y de sus bebes más pequeños aún no han sido hallados. Ali  cuenta que el mayor de sus hijos tenía nueve años mientras que el más pequeño que aún no se encuentra su cuerpecito tan sólo tenía 20 días de nacido

Alsaho en una fotografia familiar tomada antes de su viaje
Alsaho en una fotografia familiar tomada antes de su viaje

Alsaho en el medio del dolor y llanto responsabiliza a los “Los traficantes” quienes son los que juegan con las vida de las personas llevándolas de un lugar a otro en embarcaciones que no están en condiciones de mantenimiento como para poder soportar el peso de tantos  refugiados. Cuenta que minutos antes los traficantes les habían asegurado que en 15 minutos llegarían a Grecia, y que no era necesario que se colocaran los salvavidas porque ya  llegarían, “La verdad, comento Alsaho, ellos no contaban con salvavidas”  y cuando el barco comenzó a hundirse todo fue un rebullicio a mi mujer se le escurrió el niño más pequeño de los brazos, mientras yo veía como mis otros hijos se perdían tras las aguas del mar sin poder hacer absolutamente nada.

Al momento de hundirse la embarcación esta se encontraba muy cerca de la isla griega de Chios, que sería la puerta de entrada a Europa. En este mismo lugar días antes se habían encontrado los cuerpecitos ahogados de seis niños afganos, los cuales mueren en el trayecto hacia el continente.

Turquía, desde donde parten las embarcaciones con inmigrantes de Siria y de otros lugares de Medio Oriente y África, se ha visto bajo presión para que detenga estos trayectos.

Mientras tanto la Unión Europea está aportando  fondos y recursos para incrementar el patrullaje en la frontera y tratar de dar fin al flujo de tanta tragedia humana.

 

 

Seguinos en Redes Sociales

0 Comentarios Unite a la Conversacion →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *